SLO  EN knjige biografija intervjuji in recenzije v branje foto posnetki domov
kontakt poezija proza na kraju zapisano/written on site drugi teksti BRANJA IN NOVICE
 
+ 9.11.2016
Berlin, Allianz Stifung
+ 30.10.2016
Marburg, Literaturhaus
+ 29.9.2016
Odessa International Literature Festival, Ukraina
+ 28.10.2016
Diagonale, Bremen
+ 26.10.2016
Kiel, Literaturhaus
+ 24.10.2016
Ptuj, gimnazija
+ 21.10.2016
Frankfurt Bookfair, Arte
+ 5.10.2016
Akademie der Kuenste, Berlin, Verwundetes Europa
+ 25.9.2016
Graenzgaenger Festival. Stuttgart
>>
KAMEN / DE / ANG / ESP
PESEM IZ: KNJIGA TELES, 2010
EL LIBRO DE LAS COSAS / A / Gato / Mingitorio / Chocolate / Me(n)ta / Mondadiente / Sal / Salmones
EL LIBRO DE LOS CUERPOS / * / ** / *** / **** / ***** / ****** / ******* / ******** / ********* / **********
ŠE / ang
PIŠE, POSTAVLJA ZNAKE
KOT V SEKSU

SALMONES

Después de vivir años en el océano,
Los salmones del Pacífico empiezan a nadar río arriba,
Por la corriente que alguna vez los trajo.
Varias semanas tarda su viaje a la fuente,
Al lugar donde alguna vez, en una hueva amorfa,
Se ensombreció el primer ojo.
No recolectan alimento.
No actúan según la lógica de la cotidiana estrategia de sobrevivencia.
No buscan, no huyen, no cazan. Están en camino.
Con el tiempo su piel se tiñe de sangre.
Sus cabezas se ponen verdes.
El hocico del macho se vuelve largo y ganchudo.
Vulnerables, viajan a la vista de todos.
Salvando cascadas,
Miles se hieren de muerte.
El resto sigue nadando por los rápidos
Hacia el pardo oleaje, hacia la sombra que los espera
Inclinada sobre la bóveda de su impetuoso mundo.
Qué delicada es la muerte de los encendidos salmones,
Clavados en las zarpas de la osa,
Como si la muerte no fuera un final sino un mudo pasaje.
Y Destrnik está en el corazón de Alaska.
Parado en la orilla, el cachorro
Observa a la osa que está fascinada por el río.
Por siempre su descendiente, hace mucho él mismo.
Los rápidos, las cascadas, los mortales zarpazos.
Pocos salmones logran regresar a su origen,
Cerrar el principio y el fin bajo su aleta.
Después de la freza mueren lentamente en las aguas heladas.
Las aguas dispersan sus cuerpos hinchados.
Caminas contra la corriente que los arrastra. Que a tí te arrastra.

 
© 2008 Aleš Šteger